Golf Club de Chiberta


Ver


Bardenas Reales de Navarra

Recorro las Bardenas Reales de Navarra desde el año 2004. Esta zona, situada a unos 80 km al sudeste de Pamplona en el corazón de la gran depresión del Ebro, es verdaderamente sorprendente. Lo que podemos admirar, es lo que queda de un inmenso depósito de aluviones después de millones de años de erosión. Grandes acantilados, cabezos, cañones más o menos profundos, estepas, salinas, bad-lands. Pasajes que recuerdan el sur de Utah. Pero como el suelo está compuesto principalmente de marna, la zona es extremadamente erosiva y frágil. Aquí las tormentas dibujan el paisaje A pesar del clima hostil que impera, el hombre, por la agricultura o el pastoreo, ha encontrado su sitio en medio de esta zona semidesértica. Enclaves que datan de la edad de hierro se han actualizado. La Junta de las Bardenas, organismo que gestiona la zona, trabaja para una mejor protección de esta. Si se han hecho grandes avances desde los años 80 cuando hordas de 4x4 subían en todos los sentidos no debemos olvidar que esta zona sigue siendo frágil , sensible y que necesita para perdurar de toda nuestra atención, ayuda y protección.


Ver


Hayas del Paìs Vasco

En raras ocasiones, la naturaleza aprovecha el desarrollo de la actividad humana. Es el caso del bosque de Iratí en el País Vasco Francés. Sobreexplotado desde mitad del siglo XIX hasta finales de los años 50, es a partir del desenclave en 1964, que el bosque de Iratí ha visto su situación mejorar: una mejor accesibilidad ha permitido poner fin a la técnica de la poda rasa y de mantener la actividad selvo-pastoral tan importante en el País Vasco del interior. La gestión razonable que se ha instalado después, respetuosa con el entorno ha dado un segundo respiro al bosque. Encontramos hoy en día en el País Vasco algunos de los mayores bosques de hojas de Europa. Estas zonas son, tanto del lado español como del francés, dominadas por el haya, magnifico árbol que puede vivir más de 250 años y alcanzar 40 metros de altura. El haya tiene una fuerza, una presencia ante la cual es difícil ser indiferente y los bosques que forma son lugares especiales donde es bueno perderse.


Ver


Fjallabak, Islandia

En islandes , "fjallabak" significa "camino detrás de las montañas". ¿qué hay a lo largo de este camino? En realidad, bastantes cosas: volcanes, glaciares, fuentes de agua caliente, fumarolas, campos de obsidiana, ríos glaciares, dunas de arena negra, campos de lava, campos de espuma y de líquenes, montañas de riolitos... Es el lugar más increìble que jamás he visto. Pero es un sitio difícil. Difícil por el clima cambiante y difícil porque no se sabe por dónde comenzar. En Islandia la naturaleza está jugando con un enorme puzzle cuyas nuevas piezas aparecen cada día. Es este aparente caos que fascina, que da ganas de volver para tratar, una vez más, de comprender lo que ocurre.


Ver


Italies

There is something about Italy, and italian cities in particular, that strikes every chord in me. And ever since I first went there with my parents at the age of 5, I have had images of Italy in the back of my mind. With this series, I have tried to recreate these images. They are about this deep sense of harmony and balance I see in these cities, and that transpires from these piazzas, narrow streets, tight waterways or historical sites however crowded they may be at times.


Ver


Engerdal: into the woods, onto the lakes.


Ver


Pescando

Fishing? "Many men go fishing all their lives without knowing that it is not fish they are after"(H.D. Thoreau). A.K. Best puts it like this: "The fishing was good; it was the catching that was bad", and J. Gierach wrote the following: "Fly fishing is solitary, contemplative, misanthropic, scientific in some hands, poetic in others and laced with conflicting aesthetic considerations. It is not even clear if catching fish is even the point". What I do know is that it does feel good, soothes the soul and I need it.


Ver


Àlamos


Ver


Paseando


Ver

English Version | Version Française
jerome.borda@waysofnature.com
    ©2011 Jérome BORDA. All Rights Reserved.